Ñooo, ¡de madre…!

Esta crónica llega un poco atrasada, pero como dice el refranero popular: ¡todos los días son de madre! El segundo domingo de mayo, sólo sirve de pretexto para materializar el amor filial en un regalo, una comida, y en algunos casos, hasta una borrachera. Por ello, cualquier domingo, o lunes, podría servir de motivo para escribir esta crónica.

Sin embargo,  no voy a hacer el relato costumbrista de las tribulaciones en la cola del mercado, para tener ayer la comida honorable que la celebración merecía. Tampoco voy a quejarme de los precios exorbitantes, ni utilizar la fecha como pretexto para realizar un encendido análisis económico. Ni siquiera voy a escribir la crónica deslumbrante, llena de adjetivos y reflexiones filosóficas sobre la vida y la muerte. No evocaré alabanzas homéricas, ni homenajes altisonantes a la madre cubana, donde “lo más grande del mundo” o “la que me trajo a la vida”, no podría faltar.

No, creo que las madres ya deben estar aburridas de las mismas adulaciones de cada año.

Sólo haré sencillas reflexiones sobre el significado de llegar a los 20, mientras mi mamá, a los 45. Números bonitos, ¿verdad? Pero por ahí no voy: al llegar a esta edad, uno acaba de salir de la crisis de la adolescencia; mi mamá, acaba de entrar en la crisis de la menopausia.

Si aguantarme las chiquilladas de los diecitantos fue una verdadera hazaña, soportar los cambios de humor, los arranques de cólera o las manías obsesivo-compulsivas, tampoco representa un asunto ligero. Sinceramente, este año, alguien debió regalarme una postal.

¿Qué hacer cuando te amenazan con una chancleta, como si todavía uno fuese el chiquillo que faltaba a clases para irse con un par de amigos bandoleros? ¿Qué hacer cuando te grita “respétame, y no me contestes”, aunque no estés de acuerdo con sus disposiciones? ¿Qué hacer cuando, de momento, amaneció sin ganas de cocinar, y ese día estás de chef doméstico? No queda más remedio que contar hasta diez y recordar, con cierta nostalgia, las incontables veces que con ternura materna te limpió las nalgas. ¡Oh, dulce despotismo! ¿Qué hacer con tus arrebatos?

Pero lo mejor llega cuando traes algún amigo de visita. Enseguida, aquella personita peleona se transforma en la más dulce y cándida de todas las madres de la tierra. Al punto, de que al final de la visita, tu amigo te dice, casi con un suspiro y con su mano en tu hombro, “compadre, si mi mamá fuera así”. Después de todo, me consuela que no soy el único que sufre una menopausia ajena.

Llegar a esta edad, es algo delicioso. Yo, en el empeño de que me miren como un adulto, y mi madre, empecinada y convencida de que aún soy un parvulito. Ganarse el aura de la madurez, no es algo que te llega automáticamente con los años. “Mientras te compre los calzoncillos, aquí se hace lo que yo digo”, argumenta ella con sus frases mercantilistas. Ah, si tuviese un salario… Hey, juré que no haría análisis económicos.

Bueno, tampoco esto lo voy a convertir en el anti-homenaje. No, Katia Monteagudo se merece algunos halagos: el tener siempre una casa ordenada, y no un albergue cañero; darme hasta el último peso, incluso, hasta cuando se queda sin un centavo para coger la guagua; ofrecerme su apoyo incondicional ante cualquiera de mis sueños -dice que vende hasta el refrigerador para que yo pueda hacer mi primera película-; tener siempre mi ropa lavada, aunque tenga que lavar a las once de la noche; querer abrazarme constantemente, aunque no soporto la apretadera.

Sí, Katia Monteagudo se merece muchos halagos. Y a pesar de los sobresaltos del climaterio, algo debo agradecerle eternamente: mirarme con el mismo brillo en sus ojos, aún cuando ya hayan pasado 20 años.

Luis Alejandro Yero

Anuncios
Comments
8 Responses to “Ñooo, ¡de madre…!”
  1. JAC dice:

    Saludos Katia y muchas felicidades en este día de las madres y como soy un poco corto de palabras te dedico unas frases que no son mías.
    “Una madre es la amiga más leal de que disponemos. Cuando nos sobrevengan repentinamente duras pruebas; cuando la prosperidad dé paso a la adversidad; cuando nos abandonen amigos que se alegraban con nosotros en las buenas; cuando las tribulaciones se multipliquen a nuestro alrededor, ella se aferrará a nosotros y, valiéndose de consejos y preceptos de ternura, se esforzará por disipar los nubarrones de tempestad y hacer retornar la paz a nuestro corazón.”
    Washington Irving (1783-1859). Novelista estadounidense

  2. israel dice:

    Saludos para Katia y su hijo, y muchas felicidades en este hermoso dia de Las Madres, Israel.

  3. Ramon1143 dice:

    Felicidades Katia, por tu hijo. Te prometí que leería su crónica y, aunque un poco tarde, te confieso que me emocionó de verdad. No es una frase hecha, de ocasión, para halagar. Es verdaderamente sentida. También lo felicito a él por lograr lo mejor que te merecías: esa alegría con que me consta que la recibiste.
    Cariños
    Yo

  4. José Manuel dice:

    Aún tengo los ojos semicerrados tras el aterrizaje de mi recién viaje cubano, y una vez actualizado mi blog mi segunda labor ante el teclado de mi “computadora” es para realizar un comentario a este nuevo descubrimiento literario, hijo de mi querida Katia, y su loa a la Madre.
    Los únicos ventiañeros que conocí en Cuba tenían en común una característica que se echa mucho de menos, y lo digo con conocimiento de causa ya que mi hija tiene sus mismos 20 años, y es la madurez en su sentido más amplio.
    Tanto Elisa, hija de Tití y Lázaro, como Luis Alejandro, hijo de Katia, me enseñaron que la juventud cubana, al menos ellos, se han convertidos en adultos con una madurez cultural, social y sentimental muy superior a la que muestran sus coetáneos españoles.
    “Ñooo, ¡de madre…!” es un alegato al Día de la Madre sencillo, sin pretensiones literarias pero bien escrito, distinto, emotivo, bien estructurado y en el que se puede entrever la estructura lingüística de sus progenitores.
    Luis Alejandro, aunque solamente hemos intercambiado las pertinentes frases de saludos en la presentación que nos hizo de ti tu madre, el pasado 6 de mayo, y compatido escasa media hora en tu hogar maternal, creo y deseo que tengas éxito en tu recién estrenado mundo del periodismo y la imagen.
    Ah, y felicidades a ambos por tener tan buena madre y tan buen hijo. ¡Y que lo disfrutéis!
    Katia, aprovecho esta entrada en Destinocuba para agradecerte tu compañía y paseo introductor en tu querida, y ya también amada por nosotros, Cuba.

    • destinocuba dice:

      Gracias José Manuel, al igual que a tu esposa. me alegra saber que ya están de vuelta a su querido hogar. Para mí fue más que un placer haberlos conocidos y compartido su visita a mi hogar. Yo espero que cuando descansen me puedan hacer sus comentarios a mi Guía para un turista, ya que vuestro viaje me inspiró escribirla y me gustaría saber si les fue útil y qué se le podría añadir más. Espero a vuestro hijo por acá también. Yo estoy un poco alejada del blog porque estoy de reposo médico, el martes 25 me operan, así que los dejo con Luis Alejandro y otros jóvenes que han ido llegando a este DestinoCuba y se han ido quedando. Un abrazo fuerte para toda la familia,
      katia

  5. mau dice:

    No soy quien para analizar un escrito, no se si la redaccion esta bien, los puntos, las palabras. Para mí es bueno, cuando al leerlo me llega al corazón. Y cuando quien lo escribió puede transmitir sus sentimientos clara y limpiamente. Sr. Luis Alejandro, lo felicito por escribir tan bien, por su manera de expresarse, y por ser, evidentemente un hombre de bien.
    Ahh.. y en algo discrepo con Ud. Sr. Luis Alejandro: “una madre nunca se aburre de las adulaciones de sus hijos”. Y nunca será suficiente el cariño que podamos brindarle, comparado con el que ellas nos brindan.
    Mis más cordiales saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Pasajeros a bordo

    • 85,691 clicks
  • free counters