Los guerrilleros del cine (II parte y final)

Para el ICAIC ha sido un reto lidiar con un fenómeno audiovisual que ha eclosionado fuera de sus puertas.  Entre posibilidades, tabúes y demandas ha debido moverse el diálogo entre institución y creadores independientes.

Marisol Rodríguez*, directora del Departamento de Creación Artística del ICAIC, rememora que desde el 2000 nació en la institución la voluntad de establecer un espacio para esa producción independiente. En esa fecha organizan la primera Muestra de Nuevos Realizadores, evento que aún se realiza cada febrero, y constituye la acción más visible del ICAIC en su voluntad de construir puentes.

“Nuestro Instituto se da cuenta de una obra que no puede desconocer, con toda la riqueza y las complejidades de estos tiempos, desde el punto de vista temático, estético y conceptual. A la par, establecimos un programa de atención y desarrollo para estos cineastas, y así vincularlos tanto a la producción y distribución de obras audiovisuales, como a procesos de formación y capacitación”, explica Marisol.

Edificio del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC)

El ICAIC unió varios creadores a sus proyectos, como la Videoteca Contracorriente, la realización de documentales, cortos, videoclips, animados y spots. También ha organizado talleres sobre guión, dramaturgia, puesta en escena, animación y otras especialidades, para dar a estos creadores un mayor conocimiento de las herramientas cinematográficas.

“Hay talento en la calle, pero también hay una realidad condicionada por la situación de la Industria, lo que no nos permite asumir todos sus proyectos como quisiéramos”, sostiene Isabel Prendes, directora de Audiovisuales ICAIC.

Marisol pregunta cómo será para quienes les piden ayuda, si para las producciones del ICAIC hay dificultades. “Pero hemos concebido de manera que no falte, al menos, un apoyo: permisos para filmar, luces, sonido, asesoramiento de especialistas…”.

El realizador Ernesto Piña -independiente en sus inicios, y en la actualidad, integrante de la Industria donde dirigió la serie Pubertad- ve este acercamiento como una estrategia del Instituto para no perder su protagonismo cultural.

Además, considera este diálogo como de enriquecimiento mutuo, porque mientras unos reciben apoyo –aunque sea mínimo-, los otros aseguran la renovación y la entrada de ideas frescas.

Otro de los puentes inevitables surge en el momento de la distribución. Karina Paz, especialista de la Vicepresidencia de Programación en el ICAIC, reconoce la existencia de un vacío muy grande en la exhibición de estos trabajos: “El cine independiente se distribuye prácticamente sólo por vías informales, de maneras jamás imaginadas. Ya el poder mediático no está únicamente en este Instituto. Por lo tanto, es preferible correr con los tiempos, a silenciar esta realidad.”

En los últimos años, el ICAIC ha expuesto este tipo de obras, más allá de los días de la Muestra, como las presentaciones en el Multicine Infanta o el Centro Cultural Fresa y Chocolate. También el Canal Habana abrió un espacio en su programación. Pero las demandas todavía no quedan satisfechas.

“Muchas de estas realizaciones, premiadas en la Muestra y otros festivales, no circulan por los circuitos de estreno cinematográficos del país, y las pocas que logran colarse, apenas están una semana en cartelera. La promoción es escasísima; pocos saben la existencia de estas presentaciones, además de no ser muy frecuentes. Es necesaria una circulación sistemática y no de poner la obra un día en una única sala”, comenta Gustavo Arcos.

También refiere el trabajo nulo de la televisión. El profesor apunta que sólo el Canal Habana ha trabajado en la inclusión de este audiovisual, pero no es un medio nacional, y ni siquiera lo ven la totalidad de sus destinatarios.

Imagen de "Zona de Silencio", documental sobre la censura en Cuba

Marisol señala: “Decirle a un joven realizador, tu propuesta no es convincente artísticamente, implica inmediatamente la apreciación de la censura. La industria tiene una posición abierta, pero tenemos estrategias comerciales que aceptan o descartan una estética o un tema y eso ocurre en el mundo entero”.

Para Brugués, debería abrirse la puerta completamente, porque no basta con una rendija: “Hay material para tener ocupado los cines durante bastante tiempo, aunque estos realizadores todavía se limitan al corto de ficción y al documental. Pero delante de las películas en cartelera, podrían mostrarse muchos de estos cortos”.

Camilo Vives, al frente de la Productora Internacional, expresa: “El ICAIC ha sido comprensivo, pero tampoco podemos pedirle que cambie en 24 horas”.

Ián Padrón afirma: “Las instituciones culturales del país yerran al no brindar los espacios necesarios. Tal actitud significa darle un espaldarazo a los nuevos tiempos, porque van a seguir filmando. Y aunque a algunos les pueda incomodar, el cine independiente ya es un fenómeno imparable”.

¿Revolución o evolución?

Estudiosos concuerdan que estas producciones trajeron al audiovisual cubano un soplo vivificante. Para el cine de la Isla ha sido inédito filmar las interioridades de un travesti, acercarse al sexo de forma explícita, mostrar descarnadamente las miserias materiales y espirituales de nuestra sociedad, o relatar una historia donde una invasión alienígena ataca La Habana, mientras en un periódico nacional deciden poner en primera plana el último sobrecumplimiento.

El acercamiento a los géneros de terror, erótico, de ciencia ficción o fantástico ha oxigenado a nivel temático la producción nacional, explican los expertos.

Sin embargo, para Arcos sólo estamos en un período de transición, entre uno pasado y otro aún por llegar. Hablar de revolución audiovisual ya son palabras mayores y el cine independiente cubano aún le queda mucho por caminar, asegura.

Imagen del documental "De-generación", en el que jóvenes cubanos hablan sobre sus inquietudes más urgentes, y también de los sueños del futuro.

“La mirada es otra, pero la falta de experiencia, el carácter artesanal de la producción o la escasez de rigor estético, atentan contra un mayor alcance de estas obras. No basta filmar a los balseros para tener asegurado un valor artístico”, plantea Brugués.

El crítico Dean Luis apunta que no se trata de un ejército de visionarios, pero sí hay una intención general de interpelar más directa y agresivamente al espectador: “Dentro de ellos hay una vanguardia    -como Jorge Molina, Miguel Coyula o Gustavo Pérez- y una retaguardia que explora y ensaya”.

“Mucha gente no tiene intuición, ni formación e intentan meterse en este mundo porque lo ve fácil. Y para hacer una película no basta con una cámara y un software para editar”, afirma Ián Padrón.

Arcos explica el punto débil de estas producciones: “En el género documental, hay obras donde todavía se hace hincapié en la clásica entrevista y más bien constituyen reportajes del noticiero de televisión. Mientras, en ficción, las mayores dificultades están en el guión. Muchas veces, los diálogos son malos y no existe una buena dramaturgia”.

Por la parte del animado, los conocedores coinciden en que podría verse como una posible vanguardia dentro del audiovisual cubano. “Es menos plano y didáctico, más conceptualizador, y generalmente está dirigido hacia un público adulto. Hay una mayor trasgresión en la forma”, comenta Arcos.

Alejandro Brugués está convencido de la necesidad de saber armar una buena historia; luego, experiencia: darse un par de cabezazos y aprender de esos errores; y finalmente, una adecuada estrategia de producción para dar mayor profesionalidad a la obra.

“Cuando tengamos eso, habrá una verdadera explosión dentro de la cinematografía nacional. Sólo entonces, nos echaremos a correr”, señala Brugués.

También, muchos concuerdan en la imposibilidad de hablar de un movimiento. Para Claudia, más allá de las coincidencias por edad e inquietudes creativas, ninguno de ellos piensa en manifiestos, ni corrientes aglutinadores, ni mecanismos en común, además de lo caleidoscópico de sus estéticas.

Entrada del ICAIC, donde se exhiben los pósters de cine que hicieron época gracias al talento de la cartelística cubana

Para Ián Padrón, las etiquetas deberían eliminarse. No importa si se filma fuera o dentro del ICAIC, fuera o dentro de la Isla, o si son jóvenes o veteranos. Al final, todos crean cine cubano.

El veterano Rogelio Paris opina que con menor o mayor tino, estos realizadores están tratando de encontrar su estética particular: “Uno debe respetar y aprender de esa búsqueda, porque nos están diciendo: ‘¡Ojo! es importante este ciudadano corriente’. Y por tal razón es necesario ayudarlos a descubrir mayores presupuestos estéticos. Ellos han traído frescura, desprejuicio, valentía e imaginación al audiovisual cubano”, resume el realizador de los filmes Caravana y Kangamba.

Gustavo Arcos manifiesta: “Debe desaparecer la desconfianza hacia los realizadores independientes. Ellos están diciendo cosas, y no se les puede estigmatizar como conflictivos porque su mirada sea crítica con la sociedad”.

Fernando Pérez, realizador de las memorables Suite Habana y Clandestinos, además de dirigir la Muestra de Nuevos Realizadores el pasado año, asegura: “Un cine fuera de los mecanismos de la industria, un cine independiente, genéticamente joven y realizado sin esperas de ningún tipo, puede ser ese inquietante y bullente océano donde surja una nueva ola, una nueva mirada, un nuevo estilo dentro del cine cubano”.

Luis Alejandro Yero

*Las declaraciones de los funcionarios del ICAIC fueron tomadas del artículo “La era, la apertura, el corazón”, de Gabriel Caparó, publicado en la revista Cine Cubano.

Vea también: Los guerrilleros del cine (I parte)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Pasajeros a bordo

    • 85,142 clicks
  • free counters