“Me gustan las canciones imposibles de cantar”

La timidez es uno de sus mayores fantasmas  cuando está encima del escenario.  Algunos hasta han llegado a comparar su estilo con el de la cantante norteamericana Norah Jones, quien apenas  se desprende  del  piano. Sin embargo, no pocos adictos a la música de Haydée Milanés defienden  el criterio,  que  solo basta oír su voz para quedar completamente extasiados.

Quien  tenga la oportunidad de conversar por un rato con Haydée, no creerá que está próxima a cumplir los 30.  Con un maquillaje casi imperceptible en el rostro y pocos adornos en el cuerpo, entre estos, uno de esos típicos collares que rinde culto a nuestra  religión yoruba, la intérprete  puede darse el lujo de retrasar su reloj biológico sin despertar  incertidumbre a su alrededor.

No obstante, ella no niega la experiencia acumulada. Después de los años de estudio por varias escuelas de música, entre estas, el Conservatorio Nacional Amadeo Roldán, empezaría su gran prueba de fuego por los escenarios del país y del mundo, de la mano del maestro Ernán López-Nussa. Este sería solo el comienzo. Después vendrían los  conciertos y descargas nocturnas en diferentes  clubes y bares de la capital habanera. De una de estas noches saldría la idea de grabar su primer disco con las canciones del compositor y cantante Descemer Bueno.”Él ha sido una verdadera escuela para mí”.

Una vez iniciada su carrera como solista, Haydée mantendría, a todo costo, un estilo único que la diferenciara del resto de las figuras jóvenes  que adquirían renombre por aquellos días, lo cual no le impidió experimentar su música con géneros como el jazz, el pop y la bosanova. Aunque, siempre conservaría en su repertorio  la tradición del bolero cubano heredada, a través, del cantautor Pablo Milanés, su padre.

Con una serie de presentaciones en público al lado de importantes artistas como Silvio Rodríguez, Santiago Feliú, Robertico Carcasés, Kelvis Ochoa, David Torrens, entre otros, la cantante de temas como “Libélula” y “Tanto amar”,  mira con buena cara al  futuro y solo ve  en su más reciente propuesta discográfica  A la felicidad, un nuevo comienzo.

-¿Cuándo empezaste a cantar?

Desde muy pequeña empecé a cantar.  Ya más o menos  a los 8 años  interpretaba algunas canciones. Pero, como tal mi carrera profesional comenzó a los 18  en el cuarteto del maestro Ernán López Nussa. Con él hice, fundamentalmente, música cubana y jazz.

-Pero, ¿ya tenías una formación académica?

Sí. Haber estudiado música me ayudó muchísimo. Primero estudié Piano Básico durante cuatro años, luego Dirección Coral y al final me gradué de Asignaturas Teóricas, una carrera que profundiza bastante en el solfeo y en la historia de la música. Todo esto, sin duda, me enriqueció musicalmente.

-¿Por qué escoges el jazz para empezar?

Bueno .Los estudiantes de música, casi siempre, ven al jazz como lo máximo. Llegar a ser jazzista o trabajar con músicos que hagan este género es todo un sueño cuando uno está en la escuela. Y yo tenía ese afán. Entonces, imagínate, empezar con Ernán López- Nussa fue  un honor  tremendo para mí. Hasta que más tarde tuve la oportunidad de trabajar con Robertico Carcasés y  Descemer Bueno.

-¿En ese tiempo debutas como solista?

Sí. Yo había comenzado a cantar, pero no tenía todavía un disco ni  un repertorio que me caracterizara. Además, en aquel tiempo, tampoco componía. Entonces, el cantante y compositor Descemer Bueno me escogió para hacer el  álbum Haydée Milanés con algunas de sus canciones.

–  ¿Te sientes deudora de él?

Le estoy muy agradecida. Ahora que ha pasado el tiempo y miro todo desde la distancia veo cuán valiosa  fue esta propuesta para mi carrera artística. Tal vez, en aquel momento no la supe valorar muy bien, pero Descemer ha sido una escuela para mí. Estar a su lado durante los procesos de grabación, me enseñó mucho y  dio herramientas para hacer  mi último disco A la felicidad.

-¿Por qué tardaste en sacar este último disco?

Este disco lo hice a mi tiempo. Comencé a hacerlo en el 2007 y tardé más o menos dos años en terminarlo. También, yo no tenía ese ritmo de trabajo que lleva el arreglo, la producción y composición de un disco. Pero bueno, fui haciendo lo que quería de cada canción.

-¿Cuán exigente eres con las letras?

La música es muy importante para mí, pero la letra también. Una canción para que sea buena y yo la quiera cantar tiene que tener, en el fondo, un sentido.

-¿Hasta qué punto te gusta experimentar?

Uno siempre tiene su estilo, aquello que te queda mejor y caracteriza, pero a mí me gusta experimentar mucho. Claro, hasta dónde pueda, no trato de hacer lo que me va a salir mal. Y bueno, también me encanta compartir con distintos músicos, pues este es uno de los privilegios que tenemos los artistas.

-¿Qué tipo de canciones prefieres interpretar?

Mira. A mí me gustan las canciones bastante raras. Ahora tengo pensado  interpretar  algunos temas de la cantautora Marta Valdés y son composiciones con unos intervalos y saltos, prácticamente imposibles de cantar. Y son números que la gente apenas ha oído como Canción difícil, Sin ir más lejos, Mutis y para mí es un honor hacer un disco con letras de Marta, pues desde niña mi papá me cantaba canciones de ella.

-Hablando de Pablo Milanés, dicen que le dedicaste una canción

Si. Hace un año más o menos que le dediqué Cuídate. En esta canción le pido que tenga mucho cuidado con su salud porque, imagínate, quiero que me dure bastante. Además, esta era la forma que tenía de agradecerle, pues mi papá nos hace canciones a mis hermanas y a mí. Y nosotras debemos hacer lo mismo con él.

-¿Cuánta diferencia y similitud tiene tu obra con la de tus hermanas?

Bueno. Cada cual tiene su carrera individual. Tenemos repertorios distintos y diferentes gustos con relación a la música. Pero, al mismo tiempo, existen puntos de contacto en la forma de interpretar y también un poco en las influencias musicales. Entonces,  nos unimos de vez en cuando para cantar algunas canciones.

-Como intérprete de jazz, pop, boleros y bosanova, ¿crees que existan los suficientes espacios públicos para difundir estos géneros?

No. En general hay muy pocos espacios para dar a conocer todos los géneros.  Deberían abrirse más lugares, incluso lugares que existen para que todos los músicos que tenemos  puedan hacer su trabajo.

-¿Te sientes cómoda con el público que va a tus conciertos?

Sí. Me siento muy cómoda, la verdad. Es un público que a veces se pone a conversar un poco, pero realmente a mí no me molesta porque yo siento que dentro de esa conversación ellos están disfrutando también la música.

-Dentro de tu carrera como cantante ¿Qué lugar ocupa el disco A la felicidad?

Este disco ha sido el comienzo. Creo que todavía me falta bastante por dar. No sé, me gustaría producir y componer para otros artistas. Hay muchos músicos jóvenes por ahí que necesitan una guía. Además, quisiera componer temas para cine. En fin, son proyectos que tengo en mente y ojalá que a lo largo de la vida se vayan dando.

Mirtha  E. Guerra Moré

VEA MÁS EN ROSTROS DE CUBA

.

Anuncios
Comments
One Response to ““Me gustan las canciones imposibles de cantar””
  1. Me encanta su voz y le deseo el mejor éxito.Sin dudas el talento de esta artista es indiscutible y llegara muy lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Pasajeros a bordo

    • 85,687 clicks
  • free counters