Oh Cuba, my Cuba

Ahora hojeo un singular libro. Un regalo muy especial. Una compilación de fotos únicas. Un resumen de un viaje, del que solo hay dos copias. Esta  y la  que descansa en la mesa de trabajo de mi amigo asturiano José Manuel. El lector de este blog que me inspiró escribir Guía para un turista, luego que me dejara un comentario en uno de mis escritos. Sus fotos y este singular libro es el resumen de su primer viaje a esta tierra mía, junto a su esposa Alicia.

En este segundo en que observo cada instantánea de este álbum, al que tituló Oh Cuba, my Cuba,  muchas ideas vienen a mi mente, aunque el asturiano insista en que le “parece excesivo el protagonismo que tengo en DestinoCuba, porque parezco miembro de un desembarco colonizador”.

O que igual cree no haber hecho nada del otro mundo porque “cuando te hablo de la modesta calidad de mis fotos, no es por sencillez o modestia sino por ser conocedor del mundo fotográfico y saber en el lugar donde me encuentro. Se puede decir que tengo “buen ojo” (a pesar de mi multidióptrica vista), pero nula educación de la técnica fotográfica. Procedo del mundo de la pintura. Pinté hasta que me casé (je, je). Ahora no pinto nada y menos en casa. Colgué los pinceles para dedicarme al cuidado y educación de mis hijos”.

Realmente no se trata de protagonismos mi querido José Manuel. Tus fotos y este libro que me hiciste llegar con tu hijo Juan, tan alto como nuestras palmas reales, es una  muestra sencilla de cómo se puede tocar, querer y enfangarse por Cuba. Mirar nuestra realidad. Las luces y sombras de un país, donde su naturaleza es tan fotogénica como sus conflictos.

“Mirando un álbum de fotos”, como dice la canción de Carlos Varela, que ahora escucho, veo que en estas imágenes están,  en igual proporción de sensibilidad artística y respeto humano, los mogotes de Viñales y la línea del tren. El camión atestado de gente en la autopista y el hombre que lee sentado en un quicio. Un borracho que duerme y un guajiro que desanda su trillo. La muchacha que camina cadenciosa bajo una sombrilla, y el almendrón que pasa. El malecón, los arrecifes, el mar, un bohio,  el Alma Mater, el sol que nace y le da luz y colores a callejones de la capital o de Camagüey, Santiago de Cuba, Trinidad, Cienfuegos  o Pinar del Río.

Igual está el barbero; el niño que juega o salta  o camina en las calles; la  bodega, la farmacia, el panadero, la fachada despintada, el monumento, el mercado, la vidriera vacía y la tienda de los empeños; el dominó,  una vieja torre, la bicicleta, el  santuario, la bahía; igual se ven la rejas, el viejo camión, soldados o el tambor que clama a los orishas, mientras un teléfono cuelga en la pared descorchada, dos se dan un beso y un sinsonte se posa en el dedo de  un ángel en el cementerio de Colón.

No son simples fotos estas imágenes que me acaba de regalar José Manuel. Otro singular regalo de amistad, como la vuvuzela de Frantz, y que se pueden ver también en nuestro flickr. Aquí está la muestra del viaje de un turista distinto. Sin pastoreo. Una mirada más allá de los hoteles refrigerados, las playas paradisíacas, las mesas llenas de comida, las mulatas, el mojito, los bailes de salsa, las maracas y los collares de semillas.

Otra manera de llegar a Cuba, menos cómoda o más difícil tal vez, pero escarbando muro adentro. Quizás con dudas, pero limpias. Miro una y otra vez este libro y pienso en los tantos que llegan a este blog. En la diversidad de miradas, de pensamientos, de deseos, rencores y amores por estas rocas sobre el mar Caribe. Observo las fotos del asturiano y me quedo en ellas. Ahora no quiero saber de combates, ni de políticas, ni de socialismo, ni de evoluciones, ni de medidas, ni de urgencias sociales o de la economía. Solo miro ese hombre que arrastra su carrito de recoger la basura, la sombra que persigue a una niña rumbo a su escuela,  mi vecino Barri acomodado a la reja de su ventana, el guajiro que sonríe, la carreta que tira una yunta de bueyes y el negro que ofrece una flor.

Katia Monteagudo

PD: Aquí les dejo este mensaje del asturiano. Gracias otra vez. Claro que lo publico con su permiso.

Hola Katia,

Podría decir que fue una sorpresa agradable el haberte conocido pero no sería cierto hablar de sorpresa ya que fuiste elegida tras una ardua labor de selección entre los numerosos blogs del mundo cubano.

La lectura de tus textos me cautivó y jugué a “caballo ganador” al elegirte como embajadora cubana de la familia. O sea, que sorpresa nada, todo fue según un guión minuciosamente preestablecido. Lo que si fue una gran sorpresa fue Luis Alejandro. Aunque se divisa cierta rama genética en sus escritos, éstos ya vuelan con autonomía, y nos muestran una madurez literaria e intelectual no usual por estos lares en jóvenes de su quinta (edad).

Cada vez que realizamos un viaje fuera de España tenemos la costumbre de realizar un diario aderezado de fotografías que hacen que dicho viaje perdure en la memoria más tiempo del habitual. Los textos no reflejan los sentimientos de la estancia en cada país sino que reflejan solamente los pasos seguidos, no nuestras vivencias más profundas que se quedaron archivados en nuestro, deteriorado por los años, “disco duro” de la memoria.

Ahora una vez remansados los sentimientos de nuestro viaje a Cuba me doy cuenta de la cantidad de fotos que perdí por quedar boquiabierto ante lo que veía. Si por una parte las fotos de sorpresa ante el impacto de lo que cada día íbamos viendo refleja nuestra primera “impresión” (nunca mejor dicho) de Cuba por otra me gustaría haber tomado fotos de una manera más reflexiva y no tan “emocional”.

Siempre hago fotos de los edificios más emblemáticos de cada país pero en Cuba, hechizado por la beautiful people, apenas hice fotos a “las piedras”. No tengo fotos ni de la catedral de La Habana.

Ha sido un placer el haberlos conocido y siempre que recuerde Cuba en ese “paquete”, en zona preferente, irán los Bloques del Cerro y sus más enigmáticos habitantes, o sea, vosotros.

Me alegro que os haya gustado el libro. Cuando lo pedí no pude dejar de solicitar dos copias ya que creo que Oh Cuba, my Cuba te pertenece tanto a ti como a nosotros ya que aunque solamente estuviésemos contigo una mañana, el viaje lo realizamos siguiendo las orientaciones de tu “Guía turística para no borregos“.

Salud(os), besos y abrazos

José Manuel

Anuncios
Comments
4 Responses to “Oh Cuba, my Cuba”
  1. Comunista hasta la Muerte dice:

    Katia dijo:

    Las razones son otras, no porque los entierros son gratis.

    ———————————

    Ok. Esa razon no tiene sentido.

    ¿Seran las razones la fe y el amor?.

    La fe es: “la certeza de lo que se espera, la conviccion en lo que no se ve”.

    Y el amor: “todo lo espera, todo lo soporta…….”

    Por alla tu, Rafael, Ramon, y muchos mas, aman y tienen fe en sus dirigentes. “Todo lo esperan, todo lo soportan……”

    Aqui “en las gradas” ni Mau ni yo tenemos ese tipo de fe en nuestros dirigentes. Ni tampoco los amamos. Somos desconfiados.

    ¿Sera por eso que tenemos buen transporte?.

    Muchos saludos y abrazos,.

  2. Revolucionario hasta la Muerte dice:

    Ese camion lleno de jovenes me hizo acordar de mis tiempos pidiendo “botella”.

    “Sentado en las gradas” es diferente. No permiten a los caminioneros llevar gente en el area de carga. Y hasta te multan por no tener puesto el cinturon de seguridad. Segun ellos lo hacen para reducir el numero de fatalidades en accidentes de transito.

    Pero en Cuba, como los entierros son gratis, no hay necesidad de esas precauciones.

    • destinocuba dice:

      Es cierto Comunista, aquì la gente se mueve en botella y pasan estas cosas. Las razones son otras, no porque los entierros son gratis. No aprietes, que morirse ni de gratis es bueno. Ni aquì hay un plan macabro para eso. Y estoy de acuerdo contigo. Este no debe ser nuestro mejor transporte: la botella.
      katia

      • josema dice:

        Me encanta ir en botella; yo como turista español en La Habana disfruté de loas guaguas y camellos
        bien apretujaditos y eso que era junio y hacía CALOR de cojonnes: Me lo pasé de puta madre
        a ver cuándo epito esta esupenda experiencia; Saludos desde España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Pasajeros a bordo

    • 85,687 clicks
  • free counters