Víctor Fowler: “El arte joven ha demostrado el ángulo irreverente que una sociedad necesita para tener una respiración saludable”

Ensayista, crítico, narrador, Víctor Fowler clasifica entre los intelectuales de mayor prestigio en el ámbito nacional. Muy al tanto del arte joven y el papel de las tecnologías digitales como impulsoras de nuevos caminos creativos, Fowler aprecia una efervescencia entre los jóvenes artistas del país quienes se  han encargado de mostrar desde la irreverencia, los agotamientos de un ciclo que ya no tiene respuestas para las nuevas preguntas.

-Háblenos del arte joven en Cuba, su capacidad de ruptura, de propuestas auténticas, eficaces.

De manera global es muy difícil hablar de arte joven en Cuba sin mezclar todas las manifestaciones artísticas. En los movimientos culturales desarrollados en determinados períodos históricos suelen ser los jóvenes quienes tienen mayores inconformidades, sobre todo, estéticas. La juventud es la primera en percatarse de los agotamientos en las maneras de representar una realidad.

Organizan más rápido sus inconformidades, llegando a veces hasta el nivel de la protesta. En ocasiones, lo radical se expresa mediante la ruptura. Por ejemplo, en la manera de organizar una exposición, de crear un grupo o movimiento musical, en la forma de escribir cierta obra literaria. Estas tendencias se reflejan actualmente en el país, porque por diversos motivos estamos asistiendo al agotamiento de un ciclo y de una manera  de expresar. No es casual que cuando comienzan a extenderse en el terreno de la literatura determinadas poéticas experimentales como expresión de ruptura con los modos realistas de escribir, también esta problemática se extiende a las artes plásticas.

Víctor Fowler

En Cuba existe un panorama efervescente en el terreno del arte joven. Aunque este fenómeno no es homogéneo, sino fragmentado, debido a los distintos escenarios. Por tanto, se hace difícil su lectura. Sin embargo, cuando uno intenta conectar se da cuenta que están sucediendo muchas transformaciones.

-¿Cuáles son esas transformaciones?

La más importante está relacionada con la representación realista. Es una crítica que se manifiesta en varios campos. También, las batallas por la reconstitución del canon, mediante la recuperación de figuras que por motivos diversos quedaron silenciadas o execradas de lo que considerábamos el arte y la cultura cubana.

Existe una tercera transformación: la relación entre lo cubano y lo extranjero. Esto última enmarcado en una época de globalización constante. Hoy no es tan evidente, como hace treinta o cuarenta años, que un autor defina su obra con el sello de lo cubano.

Existe una lógica que nos conecta con lo universal, con los mercados del arte, en cuanto a las maneras de escribir, los temas seleccionados, la despolitización o descubanización de los contenidos sin huellas de folklorismo. Aunque calificar a un artista de universal es un poco polémico, pues su arte se manifiesta o entrega a una construcción que proviene de una lógica de mercado.

-¿El arte joven reconstruye las nociones de lo que se entiende por cubano?

Esas nociones de lo que se entiende por cubanidad, se ponen en discusión. Hoy existen otras maneras de explorar lo cubano, y existen nuevas inclusiones y conflictos de lo que es lo cubano. En la medida que Cuba se inserta más en los procesos globales existe más claridad de que lo cubano no sucede de manera aislada.

El país no se ve como una estructura encerrada en sí misma, sino como espacio permeable de lo exterior. Se perciben varios conflictos: la relación de lo cubano con las comunidades existentes fuera del país, principalmente las de Estados Unidos. Y más todavía con aquellas comunidades que no hablan español y autodefinen su arte como cubano.

-¿Qué uso hacen de las nuevas tecnologías los jóvenes artistas cubanos?

El desarrollo tecnológico es un elemento fundamental para la existencia misma de la globalización. Los jóvenes cubanos se han apropiado, auque en un nivel mínimo, de las potencialidades de las nuevas tecnologías. Una juventud sin formación ninguna en ese sentido, de repente, con el abaratamiento de los equipos, tiene en sus manos dispositivos con unas potencialidades enormes. Al mismo tiempo, el Estado, con el poder suficiente para hacer eclosionar de manera masiva el uso de las tecnologías en determinados espacios, entiende cada vez menos del asunto.

No existe todavía en Cuba un gran evento de cultura digital. A nadie se le ha ocurrido la idea, ni siquiera a la propia Asociación Hermanos Saíz, la cual debe mirar hacia el futuro. Aunque ya se han dado algunos pasos de avance.

-Entonces, ¿cuál es el grado de relación de los jóvenes con las instituciones?

El punto de tensión a la hora de establecer un diálogo con las instituciones, en gran medida, es político. El arte joven ha demostrado, de manera histórica, el ángulo irreverente que una sociedad necesita para tener una respiración saludable. Corresponde a los jóvenes desmontar los mecanismos con los cuales las instituciones funcionan, y proponer mundos nuevos.

Desde el punto de vista institucional, esta es una etapa muy compleja para el país. Luego del derrumbe del campo socialista, la vida presentó una realidad fuera del alcance de cualquier imaginación. Debido a la rapidez de los sucesos, los llamados cuadros no tuvieron tiempo de entender. Quién podía imaginar hace treinta años que se iba a desmoronar el mundo socialista y a desarrollar, de manera acelerada, la globalización. Nadie podía predecir que esa tercera parte del mundo iba casi a desaparecer, para quedar reducida a una islita perdida en los mapas y algunos países asiáticos. No hubo tiempo para enseñar a vivir a los hombres en un mundo nuevo, muy distinto al anterior.

Foto: Gillén García Ureta. Rediseñado por Luis Alejandro Yero

 Las estructuras de pensamiento e imaginación se erosionaron. Entonces, las instituciones están todavía asimilando todo lo que ha pasado. Están tratando de entender la nueva realidad. Y esas son las circunstancias en las cuales realizan su trabajo, con menor o mayor inteligencia o capacidad para adaptarse al nuevo contexto. Al mismo tiempo, los jóvenes están entendiendo rápidamente el mundo de las nuevas tecnologías.

 Por tanto, no puede haber más que un roce entre ellos y las instituciones. Pero, si bien hay que celebrar el proceso de expansión de las nuevas tecnologías, hay que saber adoptar las distancias críticas. Vivimos en un país del tercer mundo, con una crisis económica estructural. Es importante, que junto con el desmontaje de los mecanismos obsoletos de la ideología, se mantengan activos y se construyan mecanismos de conciencia crítica, para seguir comprendiendo quiénes somos y cuál es nuestro lugar verdadero.

Las instituciones mantendrán su control, pero deberán ceder parte del mismo. Los circuitos alternativos se consolidarán cada vez más. Los jóvenes tendrán representantes estéticos o críticos en término de movimiento de ideas o discusión. Y así se irán desmontando las estructuras profundas de los organismos, abriendo nuevos espacios para la creación. No hay que esperar por las instituciones, pues su base es la conservación. Están para privilegiar determinada línea política. En tanto los jóvenes consigan mayor claridad y unidad en sus objetivos, mayor serán los espacios ganados a las instituciones.

Aunque la institución no es un enemigo. Se pueden tener muchos puntos de contacto con la institución y negociar, e incluso, conquistar terrenos para introducir contenidos y maneras. Por ejemplo, los Festivales de rock y rap. En las guerras culturales las victorias son pequeñas, pero significativas.

-Y la relación con los públicos, ¿bajo qué circunstancias se logra?

En Cuba nos desarrollamos durante muchos años dentro de una lógica propia, aislada, donde se privilegió lo “artístico”. A partir de los noventa apareció la figura del mercado extranjero, la cual empezó por las arte plásticas. Sin embargo, este mercado es artístico solo con otras leyes. Ahora, como consecuencia de la globalización, aparece una tercera figura, el mercado masivo. Esto explica el impacto grandísimo de las series norteamericanas.

Nosotros vivíamos ajenos tanto al mercado masivo como al mercado internacional del arte, y creamos un mundo con cánones propios. Se conocía de manera muy aislada si un escritor cubano tenía impacto en el continente. Hoy día, el arte cubano está obligado a participar en una competencia de arte global, donde una de las opciones resulta el trabajo para la cultura de masas, la cual no solo tiene productos repugnantes, sino también, en sus mejores obras, un mensaje.

-¿Afectan las carencias materiales en los procesos creativos del arte joven cubano?

Influyen en el arte de todos los niveles, sobre todo en aquel que depende de las nuevas tecnologías, muy caras para el uso profesional, para mantener una determinada producción en el tiempo. Sin embargo, los circuitos de resistencia en el mundo entero tienen la capacidad de hacer con muy poco. Esta es una de las grandes lecciones cubanas. Cuántas películas en Cuba no han sido editadas en una computadora doméstica. Demora, pero se hace el trabajo.

La hermosa capacidad de lo jóvenes de hacer mucho con muy poco será durante mucho tiempo, en este país, la única manera de seguir generando y explorando las nuevas tecnologías, a pesar de la precariedad material.

Mirtha E. Guerra Moré y Luis Alejandro Yero

VEA MÁS EN ARTE JOVEN CUBANO: ¿CÓMO (RE)EVOLUCIONAR A UN PAÍS?

Anuncios
Comments
One Response to “Víctor Fowler: “El arte joven ha demostrado el ángulo irreverente que una sociedad necesita para tener una respiración saludable””
  1. Nettie dice:

    Kewl you should come up with that. Exeellcnt!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Pasajeros a bordo

    • 84,713 clicks
  • free counters
  • Este mes, desde