La casa de Ramo


Ramo es el vecino que vive frente a la casa donde yo nací, allá en Sancti Spíritus. Mi casa como le suelo seguir diciendo. En la calle Ciro Redondo, del barrio de Jesús María. Él dice que es más viejo que el puente Yayabo, hecho con cal y leche de vaca hace más de dos … Sigue leyendo

Habáname


A La Habana no le faltan canciones, poemas o crónicas, mucho menos personas que las hagan. Tampoco carece de la magia que atrapa los sentidos a cada momento, porque en esta ciudad cada grieta, bache o ruido es capaz de inspirar “la musa”. Los que nacieron aquí la sienten suya por derecho, y los adoptados … Sigue leyendo

Vivir en los Bloques


Todos los días despierto con el canto de un sinsonte. No sé cómo ha podido sobrevivir en la pequeña arboleda que separa a mi edificio de la avenida Santa Catalina, una de las vías más concurridas y conocidas de esta Habana, que comienza o muere en Boyeros o termina o empieza en la Calzada de … Sigue leyendo

Alguien me persigue


Donde quiera que esté, tengo la sensación de escuchar una misma voz detrás de mí. No importa si estoy en mi casa del Cerro o en cualquiera de los restantes municipios habaneros. Definitivamente, alguien me persigue.

La ciudad de las columnas


Pero Cuba, por suerte, fue mestiza como México o el Alto Perú. Y como todo mestizaje, por proceso de simbiosis, de adición, de mezcla, engendra un barroquismo, el barroquismo cubano consistió en acumular, coleccionar, multiplicar, columnas y columnatas en tal demasía de dóricos y de corintios, de jónicos y de compuestos, que acabó el transeúnte … Sigue leyendo

La Habana, a la hora del camello (III parte y final)


Como todo buen hijo de esta urbe, José Polo asegura ser habanero legítimo. Nació en Maternidad Obrera y vive en el barrio de San Agustín, en el municipio de La Lisa, donde participó en la construcción de su propio apartamento hace más de 25 años. Cada día, para ir de su casa al trabajo o … Sigue leyendo

La Habana, a la hora del camello (II parte)


José Polo rueda Rampa arriba sobre el P4, aún atestado de pasajeros. La guagua se detiene en el semáforo de 12 y 23, otra afamada esquina habanera. Allí Fidel Castro proclamó el carácter socialista de la Revolución cubana en 1961. José Polo se siente cansado. Ve por la ventanilla un carro fúnebre acercarse a la … Sigue leyendo

  • Pasajeros a bordo

    • 85,772 clicks
  • free counters