Noblezas de puta


Se siente bien. Nadie lo reconoce. Ni los dependientes ni los camareros. Ni siquiera la carpetera rubia que hace unos días le dio la bienvenida. Fuma un cigarrillo y sigue con la vista las volutas de humo. Lleva en la cabeza el bombín de siempre. De color negro. Lleva un pulóver también de color negro con un signo de interrogación a la altura del pecho y encima un traje (pantalón y chaqueta) de rayas carmelitas y grises. Luce muy elegante. En la cara, dibujada a lápiz, una sonrisa leve, a punto de quebrarse, pero que a todas luces resulta imposible que se quiebre, imposible que se desdibuje o que se transforme o que simplemente desaparezca.

La isla bonita reloaded


Esta ciudad no deja de sorprender. Conocía guaguas donde pernoctaban choferes amantes a Silvio. También en una ocasión encontré a un seguidor de Bob Marley. Esto ya entra casi en el surrealismo. Las guaguas son lugares para escuchar frases impúdicas o despertar sentimientos de erotismo morboso. No queda más remedio que imaginar fantasías sexuales entre … Sigue leyendo

Engaños del tiempo


Una muerte digna es siempre una buena historia para contar, aunque sea la muerte digna de un hijo de puta. Eduardo Galeano Le dije que La Habana no era una gran urbe (…), y él dejó que pasaran varios segundos antes de decir que lo sería, no desesperarse, para el siglo XXV lo sería. De … Sigue leyendo

Hablar por teléfono


Mis oídos andan locos con la masificación de la telefonía fija en los Bloques del Cerro donde vivo. En este instante se adaptan a otra sinfonía, todavía difusa, y asumen los diversos ring ring que aquí se escuchan hace más de una semana. La nueva melodía aún desafina con el ruido de la avenida Santa … Sigue leyendo

Este CDR ya está listo para conectarse al cable de Venezuela


En mi barrio, el avispeo de un sonido comenzó una feroz  competencia con los retumbos del reguetón de moda. Nunca antes se había escuchado tal sinfonía, ni tales profusiones acústicas en un barrio acostumbrado a otros ecos, pero jamás a quejidos tan melódicos. En un instante irrepetible en la gloriosa historia de Los Bloques del … Sigue leyendo

El regreso (radiodocumental)


Alguien dijo una vez: en el mundo sólo existen dos historias: 1, hombre que realiza un viaje; 2, hombre extraño que llega a pueblo desconocido. Odiseo que se marcha, la guerra, el retorno triunfal, la ira de los dioses, la condena a vagar, las sirenas y los cíclopes, la llegada a Ítaca, Penélope deshaciendo a … Sigue leyendo

Escritor de segunda


Cuando yo llegué a La Habana, lo confieso, sin quitarme aún el polvo del camino lo primero que hice fue averiguar donde vendían algo de comer. Traía, como todo inocente de provincia, un hambre atroz. Y más tarde –solo más tarde-, dispuesto a saciar las otras apetencias elementales, pregunté dónde enseñaban a escribir. (No pude … Sigue leyendo

  • Pasajeros a bordo

    • 84,713 clicks
  • free counters
  • Este mes, desde