Del voleibol, del periodismo y del futuro de Cuba

El único patrimonio del periodista es su buen nombre. Cada vez que se firma un artículo insuficiente o infiel a la propia conciencia, se pierde parte de ese patrimonio, o todo.

Tomás Eloy Martínez.

Mucho se ha especulado alrededor de la ausencia de Roberlandy Simón, Raydel Hierrezuelo y Yoandy Leal –tres estelares jugadores- en el actual equipo cubano de voleibol masculino. Algunos -los más- aducen que decidieron retirarse para marcharse luego del país y así poder competir en ligas extranjeras. Otros -los menos- comentan que para los Juegos Panamericanos estarán de vuelta, y que, por tanto, la selección nacional volverá a ser lo que era antes.

Sin embargo, la explicación oficial ha sido otra. Una explicación escueta, sospechosamente lacónica, lo cual pudiera confundirse –y de hecho se confunde- con lo inverosímil. Simón solicitó un descanso para recuperarse de la intensa actividad del pasado año. Leal tuvo problemas docentes y se ausentó a la Liga Nacional. Hierrezuelo, por su parte, evidenció falta de preparación a causa de las lesiones y también se ausentó, pero a los entrenamientos.

Nadie, en primera instancia, debiera poner en duda tales argumentos. Pero la afición insular, el cubano común, un sujeto sensato, con elemental capacidad de análisis y de cuestionamiento, empieza a averiguar, a buscarle las luces al fenómeno, lo diáfano o lo legible a una sorpresiva coyuntura que, de golpe, ha desarticulado al mejor colectivo en materia de deportes de los últimos dos años en Cuba.

Tres ausencias. Tres razones distintas. Tres brevísimas explicaciones lindantes con el silencio.

Entonces, claro está, se asoman las preguntas: ¿cómo, de repente, Hierrezuelo desaparece de los entrenamientos y Leal de la Liga Nacional?, ¿y cómo si León juega todos los torneos, a cualquier categoría, Simón es el que se cansa?

Llegado a este punto nos cuestionamos si tal grado de simbiosis es alcanzable. Si será posible que Cepeda se enferme y sea Fernando Hernández el que estornude, o que bloqueen a Camejo y Yoandri Díaz se desconcierte.

Nos deslizamos, también, hacia la pregunta de rigor. ¿Por qué los protagonistas no han hablado? ¿Por qué nadie los entrevista? ¿Por qué no han hecho uso de la palabra y han aclarado, de una vez, si la versión oficial es cierta, o si, en suma, las causas verdaderas de sus respectivas ausencias son otras?

Trato, pues, de dar con Simón, ex capitán del equipo y rostro del elenco subcampeón del mundo. Pregunto. Vuelvo y pregunto. Su teléfono. Si alguien lo ha visto. Si el hombre está en Facebook o merodea por algunas zonas específicas de La Habana. Hablo con un amigo (un amigo real, no de los que la gente se inventa para soltar las consecuencias o los discursos moralistas en un sujeto imaginario), y decide unirse a la empresa.

Así durante dos semanas, hasta que el azar –que en ocasiones puede ser muy malo, pero en otras muy bueno- hace que mi amigo se encuentre, una noche de miércoles, en una de las esquinas del parque Trillo, en Centro Habana, a Roberlandy Simón. Un deportista que solo ha visto a través de la pantalla, y que justo ahora, como por acto de prestidigitación, se le viene a aparecer delante.

Mi amigo lo saluda, y, según él, Simón fue muy afable. Mi amigo le comenta la posibilidad de una entrevista que saldría en Cubadebate, porque “la gente -le dice- quiere saber”. Entonces Simón le contesta que el aceptaría con mucho gusto, pero que le tienen prohibido conceder entrevistas. Ni a la prensa cubana ni a la prensa extranjera. Mi amigo se despide y se marcha.

Existen, como con todo, dos variantes. Que Simón mienta. O que Simón diga la verdad.

Si Simón miente pudiera parecer totalmente ilegítimo, y sin dudas lo es, pero una salida así se le hizo posible por el silencio cómplice, por la bruma extraña que rodea a los tres deportistas.

Si Simón no miente y, en cambio, dice la verdad, entraríamos de lleno en problemas mucho más serios. Problemas que, desde mi punto de vista, tocan en la médula al periodismo cubano. Y más. Tocan en la médula, lo creo fervientemente, al futuro de Cuba. O bien, para el que desee enfocar la misma esencia desde otro ángulo, al futuro de la Revolución, al ideal.

¿Qué organismo, qué invisible persona, qué burócrata arraigado, que institución ineficiente impide que sobre un fenómeno determinado hablen sus protagonistas? ¿Dónde descansa el mérito en vestir, en levantar paredes, en posponer certezas? La verdad es la verdad. Una cosa es salir a buscarla, pretenderla, desnudar sus múltiples lados. Lo otro es la retórica.

Raúl Castro, en el Informe Central al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, dijo que la prensa cubana, de forma esclarecedora, debía dejar atrás el triunfalismo y la estridencia al abordar la actualidad nacional, a pesar, aclaró, de que en la mayoría de las veces los periodistas no cuentan con el acceso oportuno a la información, ni el contacto frecuente con los cuadros y especialistas responsabilizados de las temáticas en cuestión. Lo cual, decía, explica la difusión, en no pocas ocasiones, de materiales aburridos, improvisados y superficiales.

Tales palabras, reproducidas por los principales medios y hasta por la emisora del último municipio, suponen y en cierta medida son, gracias a la coyuntura actual, una apertura. Apresan asuntos vitales, complejos procesos, arduos y venideros duelos contra el inmovilismo. Pero por suerte, desde hace varios años, un cambio de mentalidad es algo que la inmensa mayoría de los periodistas y de la sociedad cubana comprende y aprueba.

Y lo que hay de timorato en y sobre todo alrededor del periodismo cubano, la centralización o los recelos que defienden una idea muy particular y sui géneris de la nación, los que por su cuenta no han arribado aún a tales conclusiones, debieran desperezarse tras las palabras del presidente cubano.

El periodismo, dicho a las claras, tiene que incidir, cuestionar, proponer. Dicho en concreto: tiene que meter las narices. Dicho como a mí me gusta: tiene que ser vanguardia, un puente entre ideas y personas, entre las infinitas variantes de la cultura, un retablo espontáneo del país. Y dicho como dijera Arthur Miller: “Un buen periódico, supongo, es una nación hablando consigo misma.”

Hace rato los cubanos venimos hablando con nosotros mismos, solo que no en la prensa (quizás a través de algunas individualidades, de muy contados espacios). El periodismo no puede darse el lujo ni siquiera de ser neutro, no digamos ya contraproducente.

Igual, la luz verde implícita en las palabras de Raúl (todo el mundo lo sabe) no allanará por ella misma ninguna brecha. Hay que revertir, a pulso, desacertados mecanismos, el control excesivo, la exasperante verticalidad.

A su vez, los periodistas -esa masa vilipendiada- deben apuntar al talento. Y el que carezca de talento propiamente dicho, al menos debiera arriesgarse. El riesgo merece respeto, lo cual es mucho mejor que el aplauso.

El duelo, inevitablemente, tiene de quijotesco. Pero yo creo, como persona, como generación, y como lector de Martí, que valdría la pena. Que en Cuba todo tiene de quijotesco. Y que se es Quijote o no se es nada.

Dicho, pues, “hombres humanos, hay, hermanos, muchísimo que hacer”.

Carlos Manuel Álvarez Rodríguez

Foto: Alejandro Menéndez Vega

Anuncios
Comments
12 Responses to “Del voleibol, del periodismo y del futuro de Cuba”
  1. JAC dice:

    Hola a todos que está pasando no perdamos este sitio sigamos escribiendo, que es el único donde los no hay censura y se pude escribir lo que uno siente y obtener respuestas de los modeladores y demás visitantes. Porque los demás que he visto son una extensión del periódico Granma

  2. JAC dice:

    Hola a todos. Realmente me da mucha Gracia y Pena la tonta idea de ChCh de que los problemas de la difusión de las noticias y el periodismo en general sean inherentes al burocratismo, entonces resulta que los periodistas cubanos no acceden a las noticias de todo el mucho por un burócrata que tiene que poner un cuño a un modelo y entonces tendría Internet o entrevistaría a un director provincial que fue acusado de malversación en su empresa. También por un burócrata este sitio de Destinocuba no esta autorizado a ser visto en nuestras universidades junto con Cubaprofunda y nuestros estudiantes no pueden leer las opiniones de Mau o Comunista Hasta la Muerte y libremente poner sus valoraciones. También “ese burócrata” le prohíbe a Simón dar su opinión sobre que esta pasando con su vida personal.
    De ser verdad lo que Simón dice yo infiero que “alguien” le advirtió que dar información le podría traer consecuencias desfavorables y tal vez trucar sus “planes o aspiraciones”
    La difusión de noticias aquí en Cuba es algo muy bien estudiado y planificado, filtrado y contrafiltrado por los diferentes órganos de control y quien se atreva a saltar la cortina de hierro perece en el intento.
    El problema de la información en Cuba no es tecnológico sino voluntad política. Por citar un solo ejemplo somos uno de los principales patrocinadores de Telesur que es el canal de ALBA, que tanto defendemos y cacareamos, este canal trabaja las 24 horas y aquí se ve solo un compendio de 6 horas a la semana en un programa que en ves de llamarse “Lo mejor de Telesur” debía ser “Lo que yo quiero que tu veas de Telesur”

    Saludos JAC

    • may dice:

      Estoy de acuerdo contigo . tambien sucede en los congresos , reuniones y discusiones del PCC ò de otras intituciones importantes del pais , solo ponen los fragmnetos que les interesan . seria mucho mas trasparente que esos encuentros los trasmitieran completos .
      los caneles de television sobran para eso.

  3. ChCh dice:

    Este Anticomunista hasta la muerte parece que tiene hepatitis doble K, u otro asunto del hígado a la vinagreta.
    Bueno el artículo, Carlos Manuel. La pelea contra la burocracia es ardua, pero hay que echarla. Sigamos generando conciencia sobre el particular. Saludos

  4. CARRASCO dice:

    Anormal…………….Por eso estamos así…………..Por gente como tú que solo repite consignas.

    • Comunista hasta la Muerte dice:

      Carrasco:

      La mejor manera de conocer a la revolucion es a travez de nuestras consignas.

      Por ejemplo:

      “SOCIALISMO O MUERTE.”

      Esta consigna te alerta de que si no sigues el camino que te trazan los que hicieron la revolucion te puede esperar un peloton de fusilamiento.

      “LAS CALLLES SON DE FIDEL”

      Esta consigna te recuerda que la tierra que pisas tiene dueño.

      “COMANDANTE EN JEFE, ORDENE”.

      Esta consigna te recuerda que has perdido tus derechos civiles. Eres un simple soldado en un pais gobernado por un Comandante y un General de Ejercito.

      “PARA LO QUE SEA, COMO SEA Y DONDE SEA, COMANDANTE EN JEFE ORDENE”.

      Esta consigna reafirma que tu unica funcion en la vida es obedecer a los militares que te gobiernan de por vida.

      Sin las consignas uno puede confundirse y meterse en problemas. Las consignas nos recuerdan cada dia lo que somos y como debemos comportarnos.

      Es una parte vital de la revolucion.

      Saludos.

  5. Maggie dice:

    Muy bueno el artículo Carlos, pone el dedo en la herida. Esos temas hay que abordarlos, discutirlos hasta el cansancio. De otra manera, se pierde el sentido de verdadera revolución que tuvo la cubana. Es la lucha de ahora, fuerza!

  6. Comunista hasta la Muerte dice:

    Carlos Manuel dijo:

    ¿Por qué no han hecho uso de la palabra y han aclarado, de una vez, si la versión oficial es cierta, o si, en suma, las causas verdaderas de sus respectivas ausencias son otras?

    ——————————————————-

    ¿Estas insinuando que la revolucion puede mentir?.

    La revolucion jamas ha mentido. Lo dijo Fidel.

    Cuando hay discrepancia entre lo que dice la revolucion y la realidad, la realidad es la que miente.

  7. Comunista hasta la Muerte dice:

    Carlos Manuel dijo:

    ¿Qué organismo, qué invisible persona, qué burócrata arraigado, que institución ineficiente impide que sobre un fenómeno determinado hablen sus protagonistas?

    ————————————————————–

    ¿La revolucion?…

  8. Comunista hasta la Muerte dice:

    Carlos Manuel dijo:

    El periodismo no puede darse el lujo ni siquiera de ser neutro, no digamos ya contraproducente.

    —————————–

    ¿Cual periodismo?. No tenemos periodismo. El periodismo lo erradicamos en el 1959.

    Tal vez te refieres al sistema de transmision de informacion revolucionario donde, por costumbre, a los que transmiten la informacion que se autoriza se les sigue llamando periodistas.

  9. Comunista hasta la Muerte dice:

    Carlos Manuel dijo:

    Llegado a este punto nos cuestionamos si tal grado de simbiosis es alcanzable. Si será posible que Cepeda se enferme y sea Fernando Hernández el que estornude, o que bloqueen a Camejo y Yoandri Díaz se desconcierte.

    ———————————————-

    Tu logica expone el peligro que se corre cuando se intenta pensar por uno mismo.

    Por eso los revolucionarios no pensamos. Solo repetimos los pensamientos de nuestros dirigentes.

    La revolucion te dio una explicacion. Repitela. No te rompas la cabeza buscandole sentido. No es revolucionario el hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Pasajeros a bordo

    • 85,292 clicks
  • free counters